Menú Cerrar

FOOD WASTE EN LA CADENA ALIMENTARIA – SITUACIÓN ACTUAL

Las pérdidas, desperdicio alimentario o food waste se localizan en toda la cadena alimentaria de suministro, desde la producción primaria en el campo al consumidor final en su hogar. La situación en la Unión Europea deja datos preocupantes, ya que las pérdidas son de 129 millones de toneladas de comida desechadas cada año, teniendo en cuenta todas las etapas de la cadena.

Todos los actores involucrados en la cadena alimentaria deben trabajar de manera conjunta para revertir esta situación y reducir, reutilizar y aprovechar el food waste generado. Por eso, desde distintos ámbitos como la Unión Europea, la FAO o la Agenda 2030, se están realizando propuestas y estudios para reflejar y concienciar a la población de la situación actual sobre el food waste.

Food waste en la cadena alimentaria

Ya hablamos con anterioridad en nuestro blog de food waste  y desperdicio alimentario. Veremos a continuación y en próximos artículos, donde se localiza el food waste en cada una de las partes de la cadena alimentaria y qué puede hacerse para ayudar a revertir esta situación.

En el siguiente gráfico [1] se refleja el porcentaje de food waste en cada una de las partes de la cadena agroalimentaria:

  • Producción primaria
  • Manipulación y procesado de alimentos
  • Logística y distribución retail
  • Consumidor final

Los grupos de alimentos que reflejan unas mayores pérdidas son los vegetales, frutas y cereales. En la etapa en la que mayor desperdicio se produce es en el consumidor final, con un 46,3% lo que supone 59.7 millones de toneladas al año, seguida de la producción primaria con un 25%, la manipulación y el procesado (23.6%), y en última instancia la logística y la distribución retail, con el porcentaje más bajo del 5.1%.

Desde la FAO, en su estudio “El estado mundial de la agricultura y la alimentación. Progresos en la lucha contra la pérdida y el desperdicio de alimentos” [2] han definido las pérdidas y desperdicios de alimentos (PDA), de manera separada según la parte de la cadena alimentaria de la que procedan. En concreto se define:

  • La pérdida de alimentos como la disminución de la cantidad o calidad de los alimentos como consecuencia de las decisiones y acciones de los proveedores de alimentos en la cadena, sin incluir la venta al por menor ni los consumidores.
  • El desperdicio de alimentos es la disminución de la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los minoristas, los servicios alimentarios y los consumidores.

Además, ahora desde la FAO también han querido reflejar las diferencias claras entre lo que se considera pérdida o desperdicio y aquello que no, por ejemplo:

  • Son pérdidas las partes comestibles de aquellos materiales que son destinados a su gestión como residuos en vertederos, plantas de compostaje, incineración, etc.
  • No son pérdidas los materiales con un uso productivo desde el punto de vista económico, ya sea para alimentación animal o uso industrial, como por ejemplo, ingredientes alimentarios.

Es en este punto donde Agrosingularity juega un papel fundamental, recuperando estas pérdidas, revalorizándolas a través del upcycling y dándoles una segunda vida en la industria agroalimentaria como un producto de alto valor añadido para la elaboración de novel food o nuevas formulaciones de alimentos, con estos ingredientes en su composición. 

Desde el primer momento en Agrosingularity estamos comprometidos con la sostenibilidad, el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), tan necesarios en la industria agroalimentaria y con repercusión directa en la población mundial.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los ODS implementados en el año 2015 junto con la Agenda 2030 buscan alcanzar metas especificas de sostenibilidad en todos los sectores.
En este caso concreto, es el ODS 12 Producción y consumo responsables, el que está directamente relacionado con el desperdicio alimentario. En concreto, la meta 12.3. pretende que:

“De aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha”

Reducir estás pérdidas esta alineado con el objetivo de hacer más y mejor con menos, aumentando la eficacia de la producción agroalimentaria y pudiendo llegar los recursos a la creciente población mundial.

Otros ODS que podríamos relacionar con el desperdicio alimentario son:

  • ODS 3 Salud y Bienestar. Garantizando una vida sana y promoviendo el bienestar en todas las edades. Con una alimentación saludable, evitando el desperdicio alimentario y recuperando aquellas partes aprovechables, estaremos contribuyendo a conseguir una mejor salud y bienestar.
  • ODS 13 Acción por el clima. Reduciendo las emisiones de dióxido de carbono y otros gases al aprovechar el desperdicio alimentario en lugar de generar más, estamos ayudando a alcanzar emisiones neutras en la producción de alimentos.

¿Sabías que…?

¿Reduciendo a la mitad el desperdicio de alimentos, como se propone en el ODS12, permitiría ahorrar 15 billones de dólares al año sólo en Asia?

Conclusiones

  • Hay que actuar en todas las fases de la cadena alimentaria para reducir el desperdicio alimentario o food waste de manera sostenible y constante.
  • El desperdicio alimentario está incluido dentro del ODS12 de la Agenda 2030, y debe ser una prioridad su cumplimiento en el plazo establecido.
  • En Agrosinguality luchamos cada día contra el desperdicio alimentario y el food waste, y trabajamos para reducirlo, proporcionando al cliente ingredientes en polvo de elevada calidad para incorporar en sus productos.

Referencias

[1] The European Commission´s Knowledge Centre for Bioeconomy. Brief on food waste in the European Union.
[2] El estado mundial de la agricultura y la alimentación. Progresos en la lucha contra la pérdida y el desperdicio de alimentos. 2019. FAO.